Trump llama a gobernar «no como dos partidos, sino como una nación»

"Millones de conciudadanos nos están observando ahora, reunidos aquí, esperando que gobernemos no como dos partidos, sino como una nación", dijo Trump durante su discurso anual sobre el Estado de la Unión ante el Congreso

0
146

El presidente Donald Trump inició hoy su discurso anual ante el Congreso con un llamamiento a la cooperación entre los dos partidos, al presentar la división del Congreso en una cámara controlada por republicanos y otra por demócratas como una «nueva oportunidad en la política» del país.

«Millones de conciudadanos nos están observando ahora, reunidos aquí, esperando que gobernemos no como dos partidos, sino como una nación», dijo Trump durante su discurso anual sobre el Estado de la Unión ante el Congreso.

«Hay una nueva oportunidad en la política estadounidense, si tenemos el valor de aprovecharla juntos. La victoria no es ganar para nuestro partido. La victoria es ganar para nuestro país», agregó.

Al llegar a su podio en el Congreso, Trump saludó a la nueva presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, pero durante su discurso evitó felicitarla por su llegada al cargo el pasado 3 de enero, como resultado de la victoria de la oposición en los comicios para ese hemiciclo del pasado noviembre.

En 2007, cuando Pelosi se convirtió por primera vez en presidenta de la Cámara Baja, el entonces presidente republicano George W. Bush (2001-2009), abrió su discurso del Estado de la Unión con una felicitación a la veterana política demócrata.

Desde que Pelosi ocupó el cargo el mes pasado, los desencuentros entre la líder de la mayoría demócrata y Trump han sido numerosos y han venido sobre todo ocasionados por el cierre de la Administración gubernamental, iniciado el 22 de diciembre y que duró 35 días, el más largo de la historia del país.

Ese cierre parcial administrativo se produjo por las diferencias entre Trump y los demócratas sobre los fondos para construir un muro fronterizo con México, que la oposición rechazaba.

No obstante, y a pesar de que es posible que el Gobierno se paralice de nuevo si no hay acuerdo antes del 15 de febrero, Trump aseguró que su discurso se producía en «un momento de potencial ilimitado».

«Ahora que comenzamos una nueva legislatura, estoy preparado para trabajar con ustedes para conseguir avances históricos para todos los estadounidenses», aseveró el mandatario.

Además, presumió de una gestión que se ha traducido en un «boom económico sin precedentes» durante su discurso sobre el Estado de la Unión pronunciado ante el Congreso.

«En tan solo dos años desde las elecciones, hemos impulsado un boom económico sin precedentes, un boom que rara vez se ha visto antes», afirmó Trump, que dijo que se trata de un «milagro económico».

«Hemos creado -agregó- 5,3 millones de nuevos trabajos y sumado 600.000 nuevos trabajos para la industria. Algo que casi todo el mundo decía que era imposible de hacer, pero el hecho es que solo estamos empezando».

El presidente afirmó que la economía nacional es considerada «de lejos la más potente del mundo» y que «está creciendo casi el doble de rápido» que cuando llegó a la Casa Blanca en enero de 2017.

Según Trump, la economía es «la envidia del mundo».

Pese a presumir de una economía pujante, Trump alertó que este «milagro» está amenazado por «guerras tontas», «ridículas investigaciones partidistas» y «la política», sin entrar en mayores detalles.

El presidente alardeó de las bajas tasas de desempleo entre todos los sectores demográficos, de la reforma impositiva que impulsó y de que «las empresas están regresando al país en grandes números gracias a esa histórica reducción de impuestos».

También de que el país «es ahora el primer productor mundial de petróleo y gas».

La economía nacional mantiene su solidez, con una tasa de desempleo del 3,9% al cierre de 2018 y en niveles de pleno empleo; mientras que la inflación está controlada en torno a la meta anual marcada por el propio banco central, del 2% anual.

Con el inicio de febrero, la economía del país dio una nueva muestra de su robusta salud con el dato del índice de desempleo de enero que, aunque subió levemente del 3,9% al 4%, sigue en niveles de pleno empleo, con la creación de 304.000 nuevos puestos de trabajo.

Tras su última reunión de dos días, la Reserva Federal (Fed) dio la semana pasada señales de que levantaba el pie del freno en el ritmo del ajuste monetario, al asegurar que será «paciente» ante futuras subidas de tipos de interés, sin cambios en el rango de entre 2,25% y 2,5%.

También indicó que que «todos los estadounidenses deben estar orgullosos de tener a más mujeres trabajadoras que nunca» y que su administración lanzará la primera iniciativa legislativa a favor del empleo de ellas en países en desarrollo.

Según consideró el mandatario en su discurso anual sobre el Estado de la Unión, «nadie se ha beneficiado más de la prosperidad económica del país que las mujeres, quienes han ocupado el 58% de los nuevos empleos creados en el último año».

«Y exactamente un siglo después de que el Congreso aprobara la enmienda constitucional que otorga a las mujeres el derecho a votar, también tenemos más mujeres que sirven en el Congreso que nunca antes», celebró Trump ante la sesión conjunta del Congreso estadounidense.

Por este motivo, el presidente avanzó que «como parte de su compromiso por mejorar las oportunidades para las mujeres en todas partes» su Administración lanzará este jueves «la primera iniciativa de todo el gobierno centrada en dar más poder económico a las mujeres en los países en vías de desarrollo».

Precisamente hoy, las legisladoras demócratas de ambas cámaras del Congreso vistieron de blanco para asistir al discurso del Estado de la Unión, y destacar así el poder femenino en el hemiciclo al conmemorar el acceso al voto de las mujeres.

La iniciativa, promovida por la miembro de la Cámara Baja por Florida, la demócrata Lois Frankel, pretende ser un mensaje de agradecimiento a los votantes en las elecciones legislativas de noviembre pasado, que hicieron posible que hubiera un número récord de mujeres elegidas en el Congreso.

Un total de 127 mujeres -102 en la Cámara Baja y 25 en el Senado- ganaron batallas electorales en los comicios legislativos de noviembre pasado, aunque este número representa menos del 25% del total de miembros del Congreso, según datos del Centro de Investigación Pew.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here